Dra. Montserrat Huertas Puigdemasa, odontóloga especialista en tratamientos de conservadora y estética dental.

¡NO DES VACACIONES A TU SALUD ORAL!

Dra. Montserrat Huertas Puigdemasa
Odontóloga especialista en tratamientos de conservadora y estética dental.

En verano cambiamos nuestra rutina, horarios, hacemos más comidas fuera de casa, y tendemos a tomar más dulce y a descuidar un poco nuestros hábitos de higiene.

Tras una comida en un restaurante con frecuencia tenemos dificultad en lavarnos los dientes, porque no disponemos de cepillo, o porque las condiciones no lo permiten.

De forma puntual podemos utilizar chicles sin azúcar, y con xilitol para mejorar la higiene, y tan pronto como sea posible realizar un correcto cepillado. Consumimos más bebidas azucaradas, helados y dulces en general, especialmente los niños.

Estos factores favorecen un mayor acúmulo de placa bacteriana, y que los gérmenes que la habitan proliferen ocasionando una mayor incidencia de enfermedades en la cavidad oral como son la caries, gingivitis y periodontitis.

Con el aumento de temperaturas que ocurre en esta época, hay más tendencia a la deshidratación, y por lo tanto se observa un descenso en la producción de saliva. Así mismo se aumenta el consumo de bebidas alcohólicas que contribuye al descenso de la cantidad saliva. La saliva tiene un efecto protector tanto a nivel inmunológico como mecánico, que va a verse mermado en estas circunstancias, por lo que vamos a ser más vulnerables al efecto de las bacterias.

Con el calor aumentamos el uso de piscinas cloradas. El cloro presente en la piscina provoca una alteración del ph a nivel dental que ocasiona la desmineralización del esmalte.

Dicha desmineralización predispone a la acción de las bacterias presentes en la placa bacteriana, facilitando su acción, aunque este efecto sería más intenso en nadadores profesionales, es recomendable realizar un correcto cepillado con dentífricos fluorados y el uso de colutorios con fluor en algunos casos, después del baño en la piscina.

En las vacaciones aumentamos la exposición al sol, y si bien estamos concienciados con la necesidad del uso de protectores para la piel, con frecuencia no tenemos en cuenta el uso de protectores labiales para reducir el riesgo de cáncer de labios.

En esta época realizamos deporte con más intensidad y frecuencia que en otras épocas del año, y aumentan los traumatismos dentales, especialmente en los niños.

Si se produce una caída de una pieza dentaria por un golpe, es aconsejable sumergirlo en suero fisiológico o leche y acudir al odontólogo lo antes posible para que intente reimplantarlo, el tiempo transcurrido entre el traumatismo y la visita al dentista es importante que sea el menor posible.

En resumen, durante el verano estamos más expuestos a circunstancias que pueden afectar a nuestra salud oral y no debemos bajar la guardia y olvidar el cuidado de nuestra boca.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.