Presupuestos

No todo lo que reluce es oro

No nos engañemos, nadie regala nada… o muy poco.

Los descuentos son muy suculentos, pero como con todo, hay que prestar atención. Muchas veces nos han preguntado que por que no hacemos promociones “ni siquiera para San Valentín”.

Muy sencillo. Somos una empresa familiar y sabemos que si bajamos el precio de un producto, lo tendremos que recuperar por otro lado. Para las grandes empresas no suele ser un problema ya que la subida se divide en muchos otros productos o servicios, y la subida, a penas se percibe.

Otras empresas, simplemente suben el precio inicial cuando les interesa para luego aplicar un descuento impresionante. Esto es una estafa y parece un escándalo, pero es una práctica común.

Cuando se trata de una vajilla o una alfombra, no es un riesgo mayor, pero cuando hablamos de salud, tendría que preocuparnos.

Desde Kynodont Barcelona, queremos darte unos consejos para evitar sorpresas, estafas o descuentos “fake” a la hora de contratar un servicio para tu salud:

  1. Consejo nº1: En nuestro anterior blog hablábamos sobre la transparencia y como ayuda a crear un lazo de confianza con el paciente.
    Transparencia significa también, una tabla de tarifas. En el caso de haber una, por más que tú o tu madre o tu hermano pidáis un precio, será siempre igual o por lo menos muy aproximado. No os fiéis de los bailes de números, a no ser que tenga una explicación válida como el cambio anual de tarifas.
  2. Consejo nº2: Si lo que quieres hacerte no es urgente y te permite mirar y comparar precios antes, hazlo. Si después de estudiar el mercado hay un precio que te parece “demasiado” bueno, compara el precio de las pruebas adicionales que posiblemente se te tengan que hacer para saber su precio justo y que no se te “hinche el presupuesto”.
  3. Consejo nº3: Cuidado con el “A PARTIR DE”. Estas 3 palabras son sinónimo de: suena genial pero ese es el precio de partida y nunca el precio real. Es simplemente otra herramienta más para atraer clientes.
  4. Consejo nº4: Pregunta en negocios familiares cercanos, hablarlo cara a cara siempre es mejor. Podrás hacer todas las preguntas que creas necesarias, verás las instalaciones, conocerás al personal… En fin, lo verdaderamente importante.

Además de que seguro que te tratarán muy bien, estarás ayudando al comercio de la zona y a las familias que viven en ella.

Nos resistimos a aceptarlo, pero a menudo, lo barato suele salir caro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.